6/21/2017

¿Cuál es el aporte de Madre Paz?

Recuerdo en su charla, Vicky Noble, mas puntualmente en la Conferencia de la Diosa, la primera, celebrada en Capilla del Monte (Argentina) allá por el 2009 dijo cosas muy ciertas sobre lo que era Madre paz hoy. “Nunca pensé que iba a trascender tanto”, confesó que la idea era “salir” de los límites de EEUU pero no que fuera el fenómeno que es hoy dentro la Nueva Espiritualidad de las Mujeres. Contó que una mujer del Líbano le había escrito porque poseía sus cartas y admiraba su obra. Es más o menos lo que pasa con quienes nos acercamos a su filosofía, nunca más la soltamos.
De entrada fue (y sigue siendo) un material rebelde: es redondo. Su filosofía es circular. Y su historia lo cuenta perfectamente, la primera imagen, el 6 (seis) de bastos, exploto en esa forma, forma que respeto todo el mazo y le dio un toque característico para la época. Plena década de 1980. Fue también, aunque muchos no lo saben, uno de los primeros mazos de cartas en tener una versión mini, o sea, de bolsillo, si traducimos esto a términos de cartas, luego las editoriales se “avivaron” e hicieron eso con la mayoría de los mazos clásicos, aun cuadrados.
Pero Madre Paz trasciende a su libro fundante: “Madre Paz: Un camino hacia la Diosa a través del mito, el arte y el tarot”. Esta filosofía atraviesa la obra de la misma Noble y en “Shakti Woman” (“Mujer Shakti” en España por la Ed. Perito en Lunas y “El poder natural de la mujer” en Argentina por Ed. Planeta) cuenta como fue parir realmente el mazo de cartas y junto con él una filosofía de vida.
Madre Paz no inventa nada, solo recopila y alinea bajo los principios tradicionales del Tarot, muy apoyado todo en la filosofía de Crowley (aunque la mayoría aun le tema) y no tanto en Rider como la autora nos quiere hacer creer, cuestiones míticas que tiene que ver con la Diosa como movimiento que estaba en crecimiento por la época en la que Noble solo era una militante por muchas cuestiones de la mujer. Su militancia no solo la llevo a conocer muchas cosas con respecto a su sexualidad, sino que la debilitó físicamente: una ulcera en el estómago, según cuenta y un deterioro progresivo de la visión, por lo que le recomendaron dibujar. Esto coincide con su cruce con Karen Vogel, compañera lesbica de Noble, de quien poco se sabe y las inclinaciones artísticas guiadas por Cassandra Ligth, que diseña el lomo de las cartas. Madre Paz, según Noble, fue dibujado con la mano no dominante, por lo que hace que el mérito sea doble y bajo la influencia del Yoga, como filosofía que aún sigue religiosamente y la marihuana, cosa que confiesa en “Shakti Woman”. Por lo tanto madre Paz es hijo de una época.
Más allá de todos estos detalles, no hay dudas que Madre Paz tenía que nacer. Muchas mujeres deportaron a su inclinación espiritual y feminista a través de este mazo que les abrió la puerta a mucho más de lo que pudieron imaginar y con orgullo lo predican por todos lados sin tapujos, como su orgullo menstrual, muy predicado y estudiado por la mismísima Noble, que fundamenta todo muy académicamente como docente de la Universidad de San Francisco a la que pertenece en el área de feminismo.
Otro punto interesante es que Vicki Noble hizo que su filosofía no excluyera a nadie, tal como lo hace la Diosa, pues los hombres, no inferiores sino consortes compañeros, forman parte de esta filosofía en mucha de sus caras: La amenazante y patriarcal (El Emperador y el Sumo Sacerdote) y la compasiva y amorosa (Los Chamanes y los Hijos). El equilibrio que hace girar al mundo, está completo, fiel a su forma respetando un pasado en común, un presente propio y un soñado futuro.
Noble visito una vez más Argentina enseñando su técnicas chamánicas y dejando un tendal de bocas abiertas con su sabiduría, encuentro del que no participé por cuestiones de tiempo pero del que me han dejado muy buenas referencias. Pero solo me voy a atrever a recomendar este camino de sabiduría que tanto me ayudo.


Publicado en el Blog “DarioTarot” en 2010.
Incluido en el libro "Horóscopo chino 2014" - JANVS EDITORES, 2013.

6/12/2017

Caballo de Troya 7. Nahum.

Siguiendo el recorrido que propone “Caballo de Troya” he decidido seguir la saga hasta el final sin soplar y sin chistar, topándome, después del reanimado número seis, con la séptima parte del diario del Mayor (llamado Jasón en la historia de este fabuloso viaje al pasado), donde habrían más revelaciones sobre lo que, a estas alturas, sería el Ministerio de Jesús en la tierra, o sea, su vida pública. Pero debo decir que “Caballo 7” no tiene nada “nuevo”, convirtiéndose en más de lo mismo, así arranco a detallar que se puede encontrar en este ejemplar, no menos interesante igual.
La idea de este libro y que un poco viene combinando los anteriores, es seguir a Jesús hasta donde él vaya testimoniando todo lo que se cruce en el camino, lo bueno, lo malo, lo lindo lo feo, lo documentado históricamente, lo que no, para ver si lo que se cree de él está en lo cierto. Tanto es así que la conclusión es siempre la misma: los evangelistas no dijeron toda la verdad, ocultaron, muchas veces a propósito (las razones siempre fueron políticas), cosas de relevancia, que cuando las papas arden, no son tal.
Todo lo que se vive en este libro, está a la luz de lo que ya se vivió, ya que se sabe lo que va a pasar, los que no saben a ciencia cierta eso, son sus propios protagonistas, que siguen la sucesión de hechos tratando de no intervenir y si lo hacen, tratan de que sea lo menos posible, como si nada hubiese pasado en realidad, los únicos enterados de semejante calvario por venir son Jasón y Eliseo, los viajeros en el tiempo, y a la vez protagonistas de la saga.
Entender la época de Jesús es un tanto complicada, ya que la ciencia no explicaba todo como lo hace ahora, de hecho, no había ciencia en esa época, tal como la entendemos ahora, una persona que se comportaba raro, era un endemoniado, así de simple, y era Jesús en su “curanderismo” el que iba, y en nombre de dios, lo salvaba, es así como hay una explicación puntual a eso, así como lo cuento: los enfermos mentales eran los endemoniados y poseídos, ya que su comportamiento era errático, acá la figura antagónica del demonio o los demonios que atormentaban la humanidad no existen como tal, de hecho los mismos tomaron relevancia en la Edad Media, no tanto en esta época.
Jamás se habla de alienígenas, gente que es poseída por entidades superiores o de otros mundos, ni nada, el autor tiene con que hacerlo, pero elige siempre las explicaciones más simples y menos complejas, en este caso, los poseídos y endemoniados, son enfermos de carácter grave en cuanto a lo mental y punto, no es culpa más que del demonio y debe ser curado mediante un proceso religioso o sistema de creencias puntual, que en ese momento el judaísmo no lo proveía y estaba basado en el amor del Padre.
Lejos de las explicaciones científicas que abundaron durante toda la saga, acá hay demasiadas explicaciones bíblicas de las costumbres de aquellas épocas, todo el tiempo hay una referencia tras otra de lo que pasa, mediante lo que dice la palabra o no de dios con respecto a el suceso. Aparece en danza muchos personajes, entre ellos un “homosexual” que nos enteramos que lo es porque siempre se lo nombra y detrás viene el aclarativo, que si no se hace, no nos enteramos, o sea, no hay una situación de sexualidad tensa que nos haga saber que su sexualidad no es la “tradicional” para la época. Lo que si queda muy en claro es que Jesús no discrimina en absoluto.
Hay muchas reflexiones perdidas que cuando se quieren delimitar se nublan y no se sabe bien cuando terminan ni cuando empiezan y hay muchos hilos conceptuales, por ejemplo de capítulos que abarcan más de siete días juntos, contando a modo de resumen lo que paso esa semana (cosa que ya había hecho Benítez desde el “Caballo 2”) pero a los que vienen acostumbrados a la descripción meticulosa de “Caballo 1”, aquí se pierde completamente el eje en ese sentido.
Jesús en todo el libro es alguien misterioso, como si aún estuviese muerto, y viene cada tanto, pero el libro te recalca que se está en el año 25, o sea, más de cinco años antes de su muerte en la cruz y posterior resurrección. Él está en camino a convertirse en un ser divino, después de haber recuperado su divinidad en “Caballo 6”, aun así las reflexiones que llenan este libro son por parte del Mayor y no tienen mucho contacto con lo real tangible, sino con lo que va suponiendo, al margen de lo que va pasando.
Como todo lo que pasa antes de la crucifixión, atañe a todos los personajes que al menos estaban vivos o con Jesús durante su vida, María no es la excepción, parece que, contrario a lo que dice la Biblia donde María aparece muy pocas veces, estuvo con él siempre cerca y acompañándolo, y no de una manera silenciosa, como la Iglesia nos quiere hacer creer. Si bien no era una rebelde o una madre que lo vivía retando, si era una mujer que hacía ver sus opiniones y estas eran al menos escuchadas y, pocas veces, atendidas.
Si bien cada personaje merece una saga por sí sola, porque todos hacen a la historia de una manera muy particular, María es más que escuchada por Jasón y no por ausente, o solo por ser madre del actor principal (en este capítulo llamado Nahum, o sea este libro, es bastante fantasma) sino por su participación activa del caso. Tal es así, que entre tantas cosas se descubre cual es el verdadero mensaje del Ángel a María en el momento de la concepción, donde nunca se dice que es Gabriel ya que rara vez se nombra a los Ángeles, de hecho, es parte del mito que se logra sacar, porque muchas veces, como quedo en claro en “Caballo 2” lo que le llaman Ángeles son personas que dijeron cosas justas, en el momento exacto. Pero a todo esto, al parecer María estaba creidísima de que Jesús iba a ser un liberador de la opresión de Roma, no religioso como lo fue. Con el correr de los siglos, muy equivocada no estuvo y quizás por eso hoy es un culto indiscutido.
También hay muchas referencias extra cristianas y específicamente judías, ya que hasta pasado unos siglos después de la muerte de Jesús, el cristianismo no es como lo pensamos hoy, en el año 25 Jesús como judío practicante que era, celebraba las festividades correspondientes, de hecho, para los que no saben, la Ultima Cena no es más que la celebración de la llamada Pascua Judía, que luego paso a ser patrimonio del cristianismo, borrando por completo el verdadero sentido y tradición del pueblo hebreo.
Avanzado el libro y ya en Nahum, hace su aparición uno de los personajes más interesantes y según la Biblia, el culpable de que Jesús fuese quien fue: Juan, el Bautista. Si bien trascendió ese nombre en la historia, “Caballo 7” lo llama Yehohanan, conocido como el anunciador. El venía anunciando un mesías mucho antes de que Jesús apareciera en escena y razón por la cual también es llevado a la muerte en las circunstancias que conocemos públicamente.
Es inminente en el libro que lo que va a suceder es el bautismo de Jesús que es el hecho que inaugura su vida pública, según la Biblia, previo retiro y tentación del diablo en el desierto. El giro que hace “Caballo 7” junto con toda la saga, es de decir que hasta el bautismo la cosa es cierta, pero que Jesús no se fue nunca al desierto, por consiguiente tampoco fue tentado, como la tradición y la fe cristiana sostiene.
La novela llega a cortar hasta 15 días de un plumazo, haciendo un relato muy por arriba, dando la sensación de “importante” con extractos de algunos diálogos que no son del todo relevantes, ni revelan cosas que no sepamos, o no queramos saber.
Hay datos interesantes en un punto del relato donde hay comparaciones puntuales de todo, con respecto a los Evangelios en general, y lo que, por ejemplo, Lucas dice. También hay notas a pie de página, que cuentan, o ponen en relato como era la vida en la Palestina de Jesús, para que nosotros, como lectores, nos ubiquemos.
A este punto, no creo que haya muchas personas, en relación a la gran venta que hubo de la saga “Caballo de Troya”, que haya leído la saga de un tirón, libro tras libro de una manera casi violenta, por lo cual estos errores pasan a ser licencias de Benítez, que se toma, más que nada cuando hay espacios de hasta 7 años entre libro y libro de la saga, hasta que la completó y hasta por ahí nomás, ya que prometió el “Diario de Eliseo” que aún no apareció en el mercado.
Es un libro que no deja ni sorpresas ni cosas nuevas que pensar en cuanto a la saga. Quien lo lea por separado, sabrá que a lo mejor, puede enganchar algo, pero nada puntual, pero diría que desde el tomo 6, la cosa cambia y ahí se puede sostener algo, pero poco.
El remate final de este libro es que aparece Judas Iscariote y si como dicen los Evangelios, es el primer seguidor de Jesús, que finalmente, contra todos los pronósticos (a estas alturas ya había aparecido el “Evangelio de Judas” como documento que contradecía la versión oficial de los hechos), el sigue siendo el traicionero.
Tengo para decir a favor de la cuestión, que, este libro en comparación de algunos de la saga, es más llevadero, me tomo solo dos días leerlo, sin mucho esfuerzo de interpretación, con cierta languidez, y preguntándome todo el tiempo cuando llegaba lo mejor del libro y pasar hoja tras hoja. Quizás, el leer uno tras otro hace que uno le tome un cariño especial a los personajes, no tanto a Jesús, y quiera saber cómo siguen esa aventura. Más avanzo, más me convenzo de que no fue real, pero que es linda seguirla, porque se que quiero saber de una vez por todas el final.

Para leer digital: https://antaresasociacion.files.wordpress.com/2011/12/pincha-aquc3ad67.pdf

De a tres es mejor. Triangulaturas de afinidad.

El trío. Ese tema que la comunidad LGTBIQ tiene tan en la boca y en otras partes del cuerpo también porque aunque no se diga, se hace. Hay que reconocer que corporalmente es una forma casi perfecta de amar, hacer un trío está entre las costumbres, y porque no, objetivos, pero no menos entre las fantasías de todos.
Aunque hay que reconocer que no de tantos, esta práctica, que al igual que muchas cosas dentro de la comunidad quedo últimamente recortada a un sector en particular, por lo tanto, el trío paso a ser más propiedad gay que lésbica, pero no deja de estar en la cabeza de nadie desde que el mundo es mundo y descubrió que puede hacerlo.
Ya no importa si sos hombre, marica, mujer, yegua, trans o tortilla, el trío es algo que todo el mundo quiere y debe hacer antes de morir, para y por la experiencia.
Decir que no quiere, que no le gusta, que no apetece después de haberlo hecho, solo así, sabrá de qué estamos hablando.
En China los tríos son aplaudidos. Teniendo en cuenta de que los matrimonios son arreglados desde temprana edad y dependiendo exclusivamente delas artes adivinatorias como la carta BaZi (Carta Natal china) y el Feng Shui personal, el resto es accesorio y uno con su conyugue solo termina teniendo una relación de procreación en todos los sentidos, en pocas palabras un negocio, el resto de las cosas (incluida la homosexualidad) están aparte y sin mucho karma social, si se cumple con casarse y tener un hijo.
Por lo tanto, es muy raro que un chino no haya pasado por la experiencia de a tres, que dicho sea de paso, no incluye su pareja tradicional, como se sospechara de entrada.
Pero aun así hay algo que traspasa toda experiencia sexual y esa es la “onda” la “piel” del otro con respecto a nosotros. Esta puede ser media, justa, nada o por demás. Sin este singular componente de afinidad y trasferencia el otro y nosotros no funcionamos.
Esto se puede dar de una manera, de dos o de a tres. Esta “onda” no asegura el que las cosas vayan bien, que todos terminemos contentos y hasta incluso decidamos repetir ahí o en otro momento de la existencia humana.
Entonces, a la hora de buscar hacer un buen trío, nada mejor que la vieja amiga Astrología (en este caso la china), para decirnos que debemos buscar, como cuando, donde y por qué, así no solo nos aseguramos de pasarla bien, sino también, de repetir esa genial experiencia.
Teniendo en cuenta de que todos sabemos nuestro año natal (cuando nacimos) así podemos determinar cuál es nuestro signo natal chino. Una vez sabido esto (de no saberlo, buscar en Google que hay millones de páginas que lo dicen) podremos saber cuáles son los “Patrones de armonía” por lo tanto las triangulaturas de afinidad, alias tríos.
Estas están formadas de la siguiente manera:

1.      Rata – Dragón – Mono.
2.      Búfalo – Serpiente – Gallo.
3.      Tigre – Caballo – Perro.
4.      Conejo – Cabra – Chancho.

La lotería es que el trío se arme con un animal de cada uno, la armonía seria exacta hasta en los roles que cada uno decida asumir. De no ser así, puede que uno se repita, pero ser tres del mismo signo, puede que la cosa sea un poco engorrosa, por ejemplo en animales como el Gallo, donde los tres van a querer ser la estrella de la fiesta.
Entonces, para que no pase esto, vamos a hilar más fino:

1.      Rata – Dragón – Mono: Triangulo de Agua – Creatividad.
2.      Búfalo – Serpiente – Gallo: Triangulo de Metal – Demanda.
3.      Tigre – Caballo – Perro: Triangulo de Fuego – Deseo.
4.      Conejo – Cabra – Chancho: Triangulo de Madera –Familia.

Primer trío. Rata, Dragón y Mono.

Este primer trío se va a caracterizar por la creatividad en todas sus formas. Siempre van a sorprenderse entre ellos. El placer va a pasar por los juguetes, las cosas locas (alimentos, comidas, películas a imitar etc.) y pueden pasar horas ideando cosas cochinas para hacer. Nada los va a dejar contentos, pero que la van a pasar bien, la van a pasar bien, nunca lo dudan.
La Rata va a ser la más celosa de todos (más si es lesbiana) así que va a funcionar bien la cosa si es la que más atención recibe. El Dragón va a hacer su propio vuelo, lo único que le va a gustar es que cuando todo termine le digan “que bien que estuviste”. Pero quien más original de todos va a ser es el Mono, que va a llevar toda su experiencia al circular de la cama. Un trío del que si no se participa, no vale la pena perdérselo, así que prendan la camarita.

Segundo trío. Búfalo, Serpiente y Gallo.

Trío demandante, todos van a querer ser satisfechos al mismo tiempo yen simultaneo. Lo ideal es que todos sean versátiles, en todos los sentidos dela palabra así que haciendo cualquier cosa van a estar por demás de satisfechos sin importar que se haga en el mientras tanto y suceder del hecho en sí.
El Búfalo es muy tradicional, pero no menos fiestero, va a tomarse su tiempo para todo, en especial para acabar (esto va para cualquiera que quiera tener algo con un Búfalo). La Serpiente va a pensar demasiado, puede que se masturbe un par de veces antes de llegar al acto en si, por lo que va a demorar su tiempo. El Gallo va a querer ser la estrella, en el fondo todo le viene bien, así que va a adaptarse bien sin cacarear demasiado. Un trío, que si bien el secreto es ponerse de acuerdo, la cosa una vez que agarro camino, anda como trío, digo, como tiro.

Tercer trío. Tigre, Caballo y Perro.

Este es un grupo que se lleva puesto todo. No les importa nada, si bien son un tanto intensos, una vez que se sacaron la ficha (que sucede al instante), no los separa nadie. Completamente audaces, relajados y dispuestos a darse placer, no sobrevive nadie en el trío que puede ser una verdadera experiencia a todo terreno.
El Tigre una vez que arranco la marcha, no le importa por donde se manda, todo le viene bien, allí se encuentra con el Caballo que se manda de una sin importarle mucho. El placer lo puede y un trío, puede que sea su debilidad. El Perro tiene en su debilidad su fortaleza, porque si bien le cuesta decir que no, por otro lado es tan versátil que se adapta a todo, pasándola siempre bien.

Cuarto trío. Conejo, Cabra y Chancho.

El último trío, es considerado familia, porque en el cambio se entienden y se aceptan. Son los más mutantes del Zoo chino. El Conejo, puede ser Gato o Libre. La Cabra es también Oveja y el Chancho, Jabalí. Los roles no solo que son intercambiables sino, también cuando la combinación de cambios es exacta, el trío es imperdible.
El Conejo la va a pasar mejor siendo Gato, así sabe muy bien hacer, que no hacer y cómo manejarse, que tocar, como, cuando y donde. La Cabra puede ser Oveja si es la que pone la cola, o puede que sea Cabra y se lleve todo puesto. El Chancho si no es Jabalí termina con una manzana en la boca. La pueden pasar bien, siempre y cuando se entiendan y comprendan.

Otros posibles tríos recomendables.

_ La Rata si va a ser pasiva le recomiendo una Serpiente y un Caballo, así se siente actriz porno. Si no, un Chancho y un Perro está bien.
_ El Búfalo con un Dragón y una Cabra no la va a pasar mal, pero si quiere algo tradicional (dependiendo de sus tradiciones, claro) que se busque una Rata o un Chancho.
_ El Tigre si es con dos Tigres más, no creo que sobrevivan para contarlo, porque no van a parar hasta no infartarse. De no hacerlo posible un Gallo y un Dragón son ideales para la experiencia.
_ El Conejo se llevaría bien con un Tigre y una Cabra, la combinación es armónica y poco pretenciosa, ya que todos se adaptarían bien y el Tigre quedaría más que contento con la variedad.
_ El Dragón con otros Dragones estaría genial, de no poder conseguirlo, la Serpiente y el Tigre pueden ayudarlo a pasar de la cama rectangular a la redonda, sin mediadores.
_ La Serpiente se llevaría genial con dos Tigres porque ella será la reina. Sino también con un Dragón y un Tigre, donde volvería ser coronada.
_ El Caballo tiene muy buena luces con el Mono y el Búfalo, ya que el Mono estaría en el medio de quien satisface más sus deseos y la competencia sería muy excitante.
_ La Cabra con el Perro y la Rata estaría más que satisfecha, la cosa no se iría de las manos y sería más que interesante, para arrancar, para los tres.
_ El Mono se llevaría genial con el Conejo y el Tigre, los felinos lo pueden y esta combinación le estimularía los sentidos bastante más rápido que otros animales.
_ El Gallo se llevaría genial con el Tigre y el Dragón, ya que le bajan los copetes de entrada y le hacen poner en una posición pasiva que disfrutaría mucho y que generalmente desconoce.
_ El Perro en su afán de no hacer mucho lio, le convendría el Chancho y la Rata que lo ayudarían y lo dejarían no solo satisfecho, sino que también tranquilo.
_ El Chancho con otros dos Chanchos estaría en la gloria, pero también con animales revoltosos para que sepa lo que es bueno, como el Dragón o el Tigre, aunque después vuelva de vuelta al chiquero.

La pregunta obligatoria es: ¿De qué signo chino sos?


Extraído de "Horóscopo chino 2016" - Darío Iván Rosatti. JANVS EDITORES, 2015.

6/03/2017

De artistas tenemos, de locos también.

Hace poco estuve invitado al programa N° 7  de “De artistas tenemos, de locos también” por FM AZ (Rosario) conducido por Roxana Galotto y Gregorio Basualdo donde aparte de hablar de mi último libro “Horóscopo chino 2017” adelante lo que será el próximo anuario correspondiente al Año del Perro (2018), con predicciones para todos los signos del Zodiaco chino para lo que queda de este tumultuoso Gallo de Fuego.


Quienes quieran escucharlo, acá les dejo el link: 

https://www.ivoox.com/7-programa-artistas-teneos-de-locos-tambien-audios-mp3_rf_19001949_1.html